El gobierno porteño pondrá en funcionamiento desde julio una prueba piloto para impulsar el uso de los monopatines eléctricos de alquiler que dependerán de empresas privadas nacionales e internacionales, informaron autoridades del gobierno porteño.

'Los monopatines eléctricos son ágiles, cómodos y se usan en las principales ciudades del mundo para realizar viajes cortos y conectar con el transporte público', aseguró Esteban Galuzzi, subsecretario de Tránsito y Transporte de la Ciudad, a la agencia de noticias Télam.

En el gobierno porteño estiman que habrá una tarifa base, similar a la 'bajada' de los taxis, de unos 25 pesos y después costará entre 6 y 10 pesos el minuto.

Las condiciones para circular de los monopatines eléctricos serán similares a las existentes para bicicletas eléctricas con pedaleo asistido. Deberán trasladar sólo a un conductor, contar con motor eléctrico, alcanzar una velocidad máxima de 25 km/h, usar casco en forma obligatoria, contar con luz delantera y trasera, llevar sistema de frenos obligatorio y poseer timbre o bocina.

El proyecto prevé que estos monopatines circulen por las bicisendas o, de lo contrario, podrán ir sobre la calle, exceptuando grandes avenidas (9 de julio, por ejemplo), mientras que estará prohibida la circulación por las veredas.

Según explicaron, los monopatines de uso compartido funcionarán conectados a una aplicación del celular para poder activarlos, la cual mostrará dónde se encuentra el más cercano. Una vez utilizados, se los podrá dejar estacionados en la vereda hasta que el próximo usuario vaya a usarlo.

Por la noche, las empresas levantarán los monopatines para cargarlos o bien ofrecerán dinero a usuarios para que los levanten, los carguen en sus casas y lo lleven a los puntos de retiro.

Fuente: Nexofin >> lea el artículo original