El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó a su nivel más bajo en casi 50 años la semana pasada, pero es probable que ese dato sea una sobreestimación de la salud del mercado laboral.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 13.000, a una cifra desestacionalizada de 199.000, en la semana que terminó el 19 de enero, dijo el jueves el Departamento del Trabajo.

El dato de la semana previa fue revisado para mostrar 1.000 solicitudes menos recibidas que lo informado previamente.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los pedidos de subsidios por desempleo subieran a 220.000 en la última semana.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original