SEÚL

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, ordenó hacer preparativos para su segunda cumbre con el presidente estadounidense Donald Trump, afirmando que está 'esperando con paciencia y buena voluntad' poder trabajar para resolver los problemas comunes, informó el jueves la prensa oficial norcoreana.

Pese al gesto conciliatorio, perduran fuertes diferencias entre los dos países.
Una de las divergencias cruciales, dicen los expertos, es qué medidas específicas debe tomar Corea del Norte para avanzar hacia la desnuclearización y qué alicientes deberá ofrecer Trump para recompensar esas medidas.

Kim recibió una carta de Trump, enviada por medio de un delegado norcoreano que se reunió con el mandatario estadounidense en Washington la semana pasada, informó la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte.
Tras su reunión con el delegado Kim Yong Chol, Trump dijo que la cumbre se realizaría probablemente a fines de febrero, pero no especificó el lugar ni la fecha.

Según el despacho de la agencia norcoreana, Kim se expresó satisfecho con la reunión que su emisario tuvo con Trump y agradeció al mandatario norteamericano 'por expresar su inusual empeño y voluntad para resolver la cuestión con su gran interés en una segunda cumbre'.

Fuente: El Nuevo Herald >> lea el artículo original