La venta por cantidades en los supermercados cayó un 12,5% en noviembre del 2018 en forma interanual y en el caso de los shoppings descendió un 16,3%, según datos del Indec. De esta forma, los centros comerciales acumulan su quinto mes en caída.

En el anteúltimo mes del año pasado, la facturación en los centros de compras llego a $5.902,1 millones, con un alza del 20,6% anual, y en los supermercados a $44.841,9, con una suba del 33,3%. Además, las ventas en cantidades en los mayoristas retrocedieron en noviembre 14,7% anual.

Según los datos del organismo, los productos que más se dejaron de consumir en los supermercados fueron los bienes electrónicos (que cayó 10% respecto al año anterior, sin contar la inflación que lo llevaría a una merma de 58%) y de indumentaria, que avanzó 18% pero descontando la inflación da como resultado una pérdida real de 30%.

Al contrario, el único producto que se mantuvo en línea con el aumento de la inflación fue la carne. En términos generales, los cortes principales de carne aumentaron a lo largo de 2018 en un ritmo menor al del índice de precios general. Por el otro lado, los electrónicos volvieron a ser los productos menos consumidos. La caída fue de 62%. Considerando la totalidad de los rubros, el nivel de ventas fue 28% menor en la comparación interanual.

Aun así, el derrumbe de las ventas registrado en el caso de los shoppings no fue el más pronunciado del año, si se tiene en cuenta que, durante octubre, dichos comercios perdieron un 18,6% de las ventas.

Además, desde un punto de vista geográfico, en algunas provincias como Chaco, Tucumán, Santiago del Estero y Salta la caída en términos reales de las ventas en los supermercados fue de entre 28 y el 32 por ciento.

Fuente: El Intransigente >> lea el artículo original