BUENOS AIRES.- ¿Dónde quedó ese River con fútbol, personalidad y contundencia que venció a Boca en la final de la Copa Libertadores más importante de la historia? Nadie sabe, ni puede dar fe de ello.

Quizás se haya marchado a Estados Unidos, en la valija de Gonzalo Martínez, el último héroe 'millonario'; o hasta puede haberse desvanecido al perder a una de sus grandes figuras.

Lo cierto es que es la nueva versión de River sólo otorga preocupación y más preocupación entre sus hinchas. Y así también lo dejó en claro la cara de Marcelo Gallardo tras el 1-2 con Unión, como local; la segunda derrota en fila encajada en casa en pocos días.

El sábado, Defensa y Justicia había disparado las alarmas del Monumental, y anoche fue Unión el que se aprovechó de un equipo que parece haber extendido los festejos.

Un penal por demás discutido convertido por Pablo Fragapane y un lindo gol, por la jugada colectiva, de Diego Zabala, coronaron una victoria que le permitió al 'Tatengue' subir en las posiciones y dejar bien lejos de los puestos de vanguardia al 'Millonario'.

Daba la impresión que River iba a meterle presión a Racing en el comienzo de 2019, gracias a los partidos pendientes. Pero no. Fueron dos derrotas, y por ahora el 'Millonario' está lejos de la cima en todo sentido. Juega mal, pierde y luce inconexo entre líneas.

Sí, el campeón de la Libertadores sufre en la Superliga. Y mucho. (Especial)

Fuente: La Gaceta Salta >> lea el artículo original