Mali

Antes de trasladar sus rebaños o manadas por las enormes zonas desérticas del Sahel, amenazadas por la sequía, en busca de pastos frescos y agua para sus animales, los pastores nómades en África Central consultan el teléfono celular. Algo impensado en otros tiempos, pero que ahora lo permite la compañía de telecomunicaciones Orange Mali, que creó un servicio de teléfono móvil diseñado y creado para ayudar a los pastores a usar los datos del satélite para resistir los efectos del cambio climático. Garbal, como se llama este servicio, les permite tener toda la información sobre los lugares donde encontrar el mejor hábitat para sus animales. Para un pastor, como explica la ONU, su rebaño es vida y en Sahel el riesgo de perder ganado debido a la sequía es muy alto.

Así, los pastores y sus manadas se mueven por millas en busca de pasto y agua. Un traslado que puede durar semanas, debido a las enormes distancias, y durante la cual el ganado corre el riesgo de morir, por lo que saber dónde ir es esencial. 'Antes de Garbal -explica Abdoul Aziz Ag Alwaly, jefe de la ONG Tassaght que trabaja con los pastores del Sahel- los pastores pagaban a un emisario que viajaba para verificar la situación imperante en varias zonas. Pero para obtener esta información llevaba muchos días, hasta semanas, si el emisario viajaba en camello. Un método caro, lento y arriesgado.

Te puede interesar...

desierto En África Central, el cambio climático también se siente mucho y las sequías son letales para los pastores nómades y sus rebaños. Este sistema, llamado Garbal, está respaldado por la ONU. En África Central, el cambio climático también se siente mucho y las sequías son letales para los pastores nómades y sus rebaños. Este sistema, llamado Garbal, está respaldado por la ONU.

Ahora esta información está al alcance de los más de 21.000 pastores que utilizan el servicio. Simplemente se conectan a través del celular a un centro de escucha y envían una solicitud digital a una base de datos para recibir información como la disponibilidad de agua superficial en un área seleccionada, la calidad de la biomasa, la concentración del ganado y los precios de los cereales y ganadería en mercados locales. Pero no es suficiente. Como las imágenes satelitales pueden estar incompletas y, por ejemplo, una fuente de agua que aparece en el mapa después de una lluvia, puede desaparecer tras unos días en menos tiempo del que tardaría un pastor en llegar, el proyecto verifica la información con la ayuda de las comunidades locales.

Holanda financia el proyecto y su agencia espacial, a través de las soluciones espaciales Hoefsloot, proporciona las imágenes satelitales, mientras que Orange Mali gestiona el Centro de llamadas y la ONG, con su equipo de pastores locales, recopila y envía información actualizada para completar los datos. La primera fase del proyecto finalizó en diciembre y fue un éxito. Por eso se busca extender el servicio a otras regiones de Mali e, incluso, agregar servicios relevantes como la asesoría en el campo de la salud de los animales.

Fuente: LMNeuquén >> lea el artículo original