Un pequeño bebé de dos meses viajó a Mendoza desde La Plata para presenciar la final de Copa Argentina entre Gimnasia y Rosario Central, indicó El Día.

Sus padres, Laura y Ariel, fanáticos del Lobo platense, no querían perderse el histórico partido y decidieron traer a Luka, quien ya tiene dos partidos en su haber y con dos triunfos: con Godoy Cruz (1 a 0) y contra Boca (2 a 1).

La pareja y sus tres hijos se acercaron al hotel Intercontinental donde está parando el equipo de Pedro Troglio y se tomaron una foto con el entrenador y el resto del plantel.

'Estamos conociendo la provincia y entusiasmados con el partido. Vamos todos a la cancha', contó Ariel, el padre, quien se animó a pronosticar un 1 a 0 a favor del Tripero.

¿Será cábala el pequeño Luka?



Fuente: MendozaPost >> lea el artículo original