El Banco Central dispuso este viernes mayores restricciones al ingreso de divisas en el corto plazo para evitar que esos fondos hagan diferencia en las tasas y luego se vuelquen a dólares, en un esquema clásico de 'bicicleta financiera'.

A través de la Comunicación 'A' 6595 la entidad dispuso que las colocaciones a 29 días deberán pagar un 'encaje', es decir, dinero inmovilizado por parte de los bancos, de 23%, para colocaciones entre 30 y 59 días el aforo baja al 17%; entre 60 y 90 días 11%; entre 91 y 179 días 5%; desde 180 a 354 días el 2%, y a un año o mas, sin necesidad de inmovilizar dinero.

Como la banda de flotación del dólar se mueve con una tasa de aumento del 3% mensual, los operadores financieros estaban tentados a ingresar sus dólares al país, convertirlos en pesos, ponerlos en tasas que dan al menos el 6% mensual, y con la ganancia recomprar dólares y hacer una diferencia, en una maniobra también conocida como 'carry trade'.

Con esta medida, le entidad que dirige Guido Sandleris busca evitar la realización de estas maniobras que si bien genera un gran ingreso de dólares en el corto plazo, también provoca una estampida del tipo de cambio cuando vuelven a pasarse rápidamente a dólares.

Sandleris desde hace 15 días, y con el dólar cerca del 'piso' de la banda de flotación, comenzó a bajar la tasa de interés de las Leliqs en lugar de salir a comprar dólares para mantener el precio.

'Los años de liquidez internacional extrema que vimos en el pasado están llegando a su fin',advirtió el funcionario en una entrevista concedida a la agencia de noticias Bloomberg al tiempo que aseguró que 'el ritmo del ajuste (del tipo de cambio) probablemente será un poco más bajo de lo que es ahora' como para dejar en claro que no permitirá la especulación con el dólar.

Fuente: Télam >> lea el artículo original