¿Se puede ser hincha de Boca y River al mismo tiempo? Para Luis Ramón Gómez Soto, sí. Y no lo duda. En Toda Pasión se lo preguntamos tres veces y siempre respondió lo mismo: 'Soy bostero como Riquelme y gallina como Francescoli'. Bueno, parece que se puede entonces.

Boca y River son las grandes pasiones deportivas de los argentinos. Y probablemente el de Luis sea un caso único. O casi único. Nació hace 56 años en Villaguay, Entre Ríos, pero vive y trabaja en Capital. Y suele ir por igual a la Bombonera y al Monumental. Se pone las dos camisetas y se besa los dos escudos.

El dice que no es mentira, ni 'chamuyo', asegura que es de los dos clubes más grandes de la Argentina: 'Para mí el fútbol es amor. Nunca jugué ni soy fanático. Yo amo a Boca y River. Los llevo en el corazón'.

'Para mí va a salir campeón River, pero si gana cualquiera de los dos voy a ser feliz por igual', le dijo a Toda Pasión.

En el día a día, los compañeros de trabajo lo vuelven loco, lo cargan, y no le creen: 'En la oficina me dicen vendido, me dicen de todo, pero yo soy hincha de los dos. No saben cómo catalogarme pero yo soy gallibosti'.

'Para mí va a salir campeón River. Y también quiero que gane River, pero si gana Boca voy a ser feliz también. Cualquiera que sea campeón voy a ser feliz por igual', contó en la previa de las finales de la Copa Libertadores.

Luis es el auténtico doble camiseta. Algunos dicen que son hinchas de clubes del interior y del ascenso y le suman el fanatismo por River, Boca o alguno de los otros grandes. No es el caso de este entrerriano tan particular: él siente lo mismo por River y Boca.

El próximo 24 de noviembre uno de los dos será campeón de América. ¿Luis festejará el título?

Más sobre:La Superfinal de la Copa LibertadoresTarifazo Libertadores: ya se venden las populares para el Boca-River, con un aumento del 150 por cientoLa Copa Libertadores llegó a la Bombonera, donde aguarda por la primera finalLa estrategia de River para no perder a Jonathan Maidana y Javier Pinola para la final de vuelta

Fuente: TN >> lea el artículo original